Buscar este blog AMAR LA PALABRA

miércoles, 25 de enero de 2017

SALMO 50

SALMO 50. ADORACIÓN Y JUSTICIA
1. LLAMAMIENTO Y TEOFANÍA DIVINAS.
1מִזְמ֗וֹר לְאָ֫סָ֥ף אֵ֤ל׀ אִֽלֹהִ֡ים יְֽהוָ֗ה דִּבֶּ֥ר וַיִּקְרָא־אָ֑רֶץ מִמִּזְרַח־שֶׁ֝֗מֶשׁ עַד־מְבֹאֽוֹ׃
2מִצִּיּ֥וֹן מִכְלַל־יֹ֗פִי אֱלֹהִ֥ים הוֹפִֽיעַ׃
1El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado la tierra, Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone. 
2De Sion, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido.

A. El Dios único, el verdadero Dios habla. Su llamamiento es global, cósmico, universal. 
La declaración afirma hay un solo Dios o, sólo hay un Dios y ninguno más. Tiene que ver con la totalidad del salmo que, debido a la condición humana de divinizar a la persona, mundo y cosas que lo rodean, y por eso hay que rebatir los razonamientos del hombre. 
Dice el mayor mandamiento: “Oye Israel, el Señor, nuestro Dios, el Señor, Uno es”.
El “Dios de dioses”, como expresión, no implica la existencia de otros dioses. La intención es expresar y subrayar la grandeza del Señor. Otra expresión semejante es “Rey de reyes y Señor de señores” cuya intención es destacar que nadie se le compara, por ser el único Dios, Señor y Rey. Así, se destaca su soberanía, excelsitud y singularidad. 
Dios convoca de acuerdo con sus propios alcances. Es un Dios global, su señorío abarca al mundo entero. Su llamamiento es cósmico y global. 
Y si llama, nada ni nadie tiene la capacidad de resistirse a su palabra. Llamó a Caín, aun cuando éste daba por cierto que alguna posibilidad había de esconderse de Dios. 
La llamada y convocatoria de Dios imposibilitan esconderse de él o resistirse a estar delante de él. 
B. Dios revela su gloria, belleza y hermosura.
Donde Dios reside hay belleza. Es hermoso y bello todo lugar donde él esté. No depende, la belleza, de los conceptos estéticos que se tengan, sino de que él está presente. 
Porque si nuestra concepción de belleza radica en la arquitectura, entonces Sión está lejos de ser una bella o bonita ciudad. 
Para el tiempo en que se escribe el salmo, la belleza estará radicada en Egipto, Babilonia o en las ciudades de las grandes potencias, o en los lugares embellecidos por el ser humano. 
Hoy se diría que tienen belleza ciudades o lugares hechos y arreglados con ese propósito, como Playa del Carmen, Cancún, Puerto Escondido, Valle de Bravo… San Miguel de Allende, por mencionar lugares específicos de México. 
A nivel mundial podemos mencionar a Dubai y muchos sitios de Europa.
Dios, en sí mismo, tiene la suprema belleza, y se describe con la palabra Gloria. 
Moisés le pidió al Señor que le permitiera ver su gloria, la cual, entre muchas definiciones y conceptos, abarca:   

Un atributo más de la gloria de Dios es el peso, la influencia. Un ejemplo de ello es José, quien les dice a sus hermanos que fueran con su padre Jacob y le hablaran de la gloria que él tenía en Egipto. 
Agreguemos que la belleza, en la concepción del salmista, como tal, no reside por sí misma en la creación, ni en las obras del hombre, sino en Dios (su gloria), y lo hecho por él la expresa.
Génesis dice que Dios vio lo que él había hecho y “vio que era bueno”, que es una expresión sinónima de “todo lo hizo hermoso en su tiempo”. 
Otro salmista lo expresa con mayor fuerza: “contemplar la hermosura de tu santidad”, con respecto al lugar donde Dios reside. 
Dios se manifiesta, hace visible su hermosura y su grandiosa gloria. Claro, esto va acompañado de quién es Dios, su carácter y bondad; y su belleza y grandiosidad serán puestas en evidencia en el desarrollo del salmo.
Un juego de palabras, entre יֳפִי  (yofí, bonito, bello, hermoso) y יָפַע (yafá, brillar, favorecer, luz, mostrar, resplandecer) hace hincapié, de forma poética, en la belleza de la santidad del Señor. 
Él es bello, hermoso, bello, perfecto, lindo, estupendo, nuestra luz, amanecer, atardecer, nuestro aire, aurora… panorama galáctico, sol… ¿Qué no es nuestro Dios cuando se trata de hablar de su belleza? ¿Y cómo hacerle justicia a su hermosura con nuestros límites de expresión? ¡Pobres, pobres serán nuestras expresiones verbales para describir su belleza, santidad y pureza. 
Desde ese monte, Sión, ha brillado, ha venido al hombre, ha decidido, por su sabia y santa voluntad, revelarle a la humanidad quién es él y cómo su belleza.  
Contraria, por ser de naturaleza diferente, de hecho nada hay de comparación por ser otro, es el pecado. 
Su pureza (de Dios), santidad, luz, santidad, no toleran la presencia del pecado. Destaquemos, su santidad no es antitética al pecado. Cuando hablamos de tesis y antítesis hablamos de contrarios pero en un mismo nivel. 
Dios no es antitético a la creación, si lo fuera, tendríamos una síntesis, algo que los uniera pero comparándolos y superándolos. 
 Pero no, Dios no es antitético a la creación, incluyendo al hombre, por ser su creador. Sólo por eso no pueden ser antitéticos ni contrarios. 
Dios es diferente, santo, es otro, nada igual a la creación. Ante su santidad no se puede plantar nadie, ninguna persona osaría estar delante de él. Su santidad es fuego que consume, aun a quienes lo conocen y se atreven a ofrendar elementos profanos. Los hijos de Aarón son testimonio de que aún cuando sean sumos sacerdotes en potencia, Dios no tolerará la manifestación de pecado delante de él. Es imposible por una sola razón. Es santo. 

2. JUICIO, JUSTICIA, DIOS ES EL JUEZ DE TODO EL MUNDO

3יָ֤בֹ֥א אֱלֹהֵ֗ינוּ וְֽאַל־יֶ֫חֱרַ֥שׁ אֵשׁ־לְפָנָ֥יו תֹּאכֵ֑ל וּ֝סְבִיבָ֗יו נִשְׂעֲרָ֥ה מְאֹֽד׃
4יִקְרָ֣א אֶל־הַשָּׁמַ֣יִם מֵעָ֑ל וְאֶל־הָ֝אָ֗רֶץ לָדִ֥ין עַמּֽוֹ׃
5אִסְפוּ־לִ֥י חֲסִידָ֑י כֹּרְתֵ֖י בְרִיתִ֣י עֲלֵי־זָֽבַח׃
6וַיַּגִּ֣ידוּ שָׁמַ֣יִם צִדְק֑וֹ כִּֽי־אֱלֹהִ֓ים׀ שֹׁפֵ֖ט ה֣וּא סֶֽלָה׃
7שִׁמְעָ֤ה עַמִּ֨י׀ וַאֲדַבֵּ֗רָה יִ֭שְׂרָאֵל וְאָעִ֣ידָה בָּ֑ךְ אֱלֹהִ֖ים אֱלֹהֶ֣יךָ אָנֹֽכִי׃
8לֹ֣א עַל־זְ֭בָחֶיךָ אוֹכִיחֶ֑ךָ וְעוֹלֹתֶ֖יךָ לְנֶגְדִּ֣י תָמִֽיד׃
9לֹא־אֶקַּ֣ח מִבֵּיתְךָ֣ פָ֑ר מִ֝מִּכְלְאֹתֶ֗יךָ עַתּוּדִֽים׃
10כִּי־לִ֥י כָל־חַיְתוֹ־יָ֑עַר בְּ֝הֵמ֗וֹת בְּהַרְרֵי־אָֽלֶף׃
11יָ֭דַעְתִּי כָּל־ע֣וֹף הָרִ֑ים וְזִ֥יז שָׂ֝דַ֗י עִמָּדִֽי׃

3Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de él,
Y tempestad poderosa le rodeará. 4Convocará a los cielos de arriba, Y a la tierra, para juzgar a su pueblo. 
5Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio 6Y los cielos declararán su justicia, Porque Dios es el juez. Selah  7Oye, pueblo mío, y hablaré; Escucha, Israel, y testificaré contra ti: Yo soy Dios, el Dios tuyo. 8No te reprenderé por tus sacrificios, Ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí. 9No tomaré de tu casa becerros, Ni machos cabríos de tus apriscos. 10Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados. 11Conozco a todas las aves de los montes, Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.
2. JUICIO, JUSTICIA, DIOS ES EL JUEZ DE TODO EL MUNDO
A. DIOS DEMANDA (5-7). 
B. DIOS RECHAZA SACRIFICIOS DE UN MARCO FORMAL (8-9).
C. DIOS NO NECESITA SACRIFICIOS (10-11).
A. DIOS DEMANDA (5-7). 5Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio 6Y los cielos declararán su justicia, Porque Dios es el juez. 7Oye, pueblo mío, y hablaré; Escucha, Israel, y testificaré contra ti: Yo soy Dios, el Dios tuyo.
Job dice que si un hombre es demandado por otro, tiene posibilidades de salir bien librado, pero si Dios mismo está contra el hombre, éste se verá en una situación sin remedio. Llegó a su fin. 
No hay abogado, no hay personas de influencia con capacidad de persuadir a Dios de que no entable querella contra la persona. 
No hay nadie que pueda librar del Señor. Está escrito en Hebreos 10:30-31: «El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo».
Dios sabe todo de ti y de mí y de todo mundo, de todo habitante de este planeta tierra. Sabe todo de todo el universo. 
Dios entabla un juicio en contra de su pueblo. Y sólo un abogado lo librará, sólo una persona y nadie más. 
Su pueblo ha quebrantado las normas, las leyes y ordenanzas de Dios y el Señor viene en contra de su pueblo. 
No lo acusa nadie, ni siquiera los jueces de otros pueblos o naciones, tampoco los magistrados de su nación, o sus líderes religiosos, como los sumos sacerdotes, de quienes en todo caso se esperaría exigencias de santidad. 
Dios, él mismo, como persona, planta a su pueblo, lo coloca frente a sí y le echa en cara sus actos, su conducta pecaminosa. 
El Señor no necesita fiscales ni intermediarios para juzgar a nadie, individuo o nación. 
¿De donde viene o en qué reside su autoridad? Él mismo lo declara: «¡Yo soy tu Dios!»
Por lo tanto, como creador, tiene todo, de manera absoluta, sobre sus criaturas. «¡Yo soy tu Dios!» retumbará en los oídos de cada persona cuando esté delante del Señor en su juicio, sea individual, o cuando se dé el juicio de las naciones profetizado por La Escritura. 
B. DIOS RECHAZA SACRIFICIOS DE UN MARCO FORMAL (8-9). 8No te reprenderé por tus sacrificios, Ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí. 9No tomaré de tu casa becerros, Ni machos cabríos de tus apriscos.

C. DIOS NO NECESITA SACRIFICIOS (10-11). 10Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados. 11Conozco a todas las aves de los montes, Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.
3. EL SACRIFICIO QUE AGRADA A DIOS

12אִם־אֶ֭רְעַב לֹא־אֹ֣מַר לָ֑ךְ כִּי־לִ֥י תֵ֝בֵ֗ל וּמְלֹאָֽהּ׃
13הַֽ֭אוֹכַל בְּשַׂ֣ר אַבִּירִ֑ים וְדַ֖ם עַתּוּדִ֣ים אֶשְׁתֶּֽה׃
14זְבַ֣ח לֵאלֹהִ֣ים תּוֹדָ֑ה וְשַׁלֵּ֖ם לְעֶלְי֣וֹן נְדָרֶֽיךָ׃
15וּ֭קְרָאֵנִי בְּי֣וֹם צָרָ֑ה אֲ֝חַלֶּצְךָ֗ וּֽתְכַבְּדֵֽנִי׃
16וְלָ֤רָשָׁ֨ע׀ אָ֘מַ֤ר אֱלֹהִ֗ים מַה־לְּ֭ךָ לְסַפֵּ֣ר חֻקָּ֑י וַתִּשָּׂ֖א בְרִיתִ֣י עֲלֵי־פִֽיךָ׃
17וְ֭אַתָּה שָׂנֵ֣אתָ מוּסָ֑ר וַתַּשְׁלֵ֖ךְ דְּבָרַ֣י אַחֲרֶֽיךָ׃
18אִם־רָאִ֣יתָ גַ֭נָּב וַתִּ֣רֶץ עִמּ֑וֹ וְעִ֖ם מְנָאֲפִ֣ים חֶלְקֶֽךָ׃
19פִּ֭יךָ שָׁלַ֣חְתָּ בְרָעָ֑ה וּ֝לְשׁוֹנְךָ֗ תַּצְמִ֥יד מִרְמָֽה׃
20תֵּ֭שֵׁב בְּאָחִ֣יךָ תְדַבֵּ֑ר בְּבֶֽן־אִ֝מְּךָ֗ תִּתֶּן־דֹּֽפִי׃
21אֵ֤לֶּה עָשִׂ֨יתָ׀ וְ ֽהֶחֱרַ֗שְׁתִּי דִּמִּ֗יתָ הֱֽיוֹת־אֶ ֽהְיֶ֥ה כָמ֑וֹךָ אוֹכִיחֲךָ֖ וְאֶ ֽעֶרְכָ֣ה לְעֵינֶ ֽיךָ׃


12Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud. 13¿He de comer yo carne de toros, O de beber sangre de machos cabríos?
14Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo;
15E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.
16Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca? 
17Pues tú aborreces la corrección, Y echas a tu espalda mis palabras.
18Si veías al ladrón, tú corrías con él, Y con los adúlteros era tu parte.
19Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño. 20Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano; Contra el hijo de tu madre ponías infamia.
21Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.
3. EL SACRIFICIO QUE AGRADA A DIOS
A. OFRENDA DE GRATITUD (14)
B. CUMPLE CON TUS PROMESAS (VOTOS, 14)
C. DEPENDE DE DIOS (15).
D. DEJAR SE SER PROFANO (16)
E. ARREPENTIRSE, DEJAR LA REBELDÍA (CAMBIAR LEALTADES, ABANDONA EL MUNDO DE PECADO (ROBO Y ADULTERIO 17-18)
G. DEJA EL CHISME, LA MENTIRA Y LA INFAMIA (20)
H. ACEPTA LA REVELACIÓN DE DIOS (21)
Cuando tocamos estos textos nos acercamos a la esencia del pensamiento profético. 
Advertimos, cuando leemos La Escritura, líneas de pensamiento diferentes por los énfasis que tocan en sus temas. 
Por ejemplo, los sacerdotes dejaron su huella en los rituales. Hicieron hincapié en la liturgia, cómo llevar un orden, cómo mantener la casa, cómo llevar a cabo el culto, los cantos, los coros… incluso dejaron indicaciones acerca de las melodías para saber cómo cantar un salmo, y con qué instrumentos. 
Sin embargo, hay otra línea de pensamiento que se separa de la liturgia, del canto, del culto. 
Es el pensamiento profético. Ejemplo… voy a mencionar algunas cosas y ustedes van a decir “¿y?”… 
Empezamos. 
Yo leo mi Biblia todos los días… 
Cuando vengo al culto no me fijo en qué hacen los demás… 
Me gusta testificar en cada culto de las obras de Dios en mi vida…
Mantengo un devocional cada mañana…
A mis compañeros de trabajo les comparto un pensamiento bíblico cada día antes de empezar las labores…
Incluso cuando mi equipo va a jugar, oro por él…
Respeto a las autoridades de mi país…
Procuro venir aseado a cada culto…
Intento guardar mi corazón todos los domingos mientras estamos en el culto..
  “¿YYYYYYY?”…
  “¿YYYYYYY?”…   “¿YYYYYYY?”…   “¿YYYYYYY?”…
Este salmo está en la línea profética. ¿De qué te sirve cantar, guardar un rito, seguir con fidelidad una liturgia si en tu vida no hay más que ruido, alardes, fanfarronadas, payasadas, apariencia, fachada, vida hueca sin contenido. 
En el pensamiento profético lo importante es cómo se vive una vida delante de Dios y el referente son: El gran mandamiento y el prójimo. 
Venir y cantar es culto. Sólo culto cuando al salir se vive sin Dios. No falta quien insista en afirmar que ama a Dios, pero no se ve en qué. 
Lo mismo pueden decir de uno si no conviven con la persona. El verdadero culto se vive en el trabajo, la verdadera adoración se vive en la vida moral y ética, en la vida económica, en la escuela, la universidad, el taller, la oficina, la empresa con rectitud, honradez, con integridad…
Este salmo insiste en que las ofrendas no le son gratas a Dios, no le agradan a menos que se viva un estilo de vida como él lo demanda. 
Como ejemplo veamos qué pide.
A. OFRENDA DE GRATITUD (14). 
¿Qué le agradeces a Dios? ¿Cuáles motivos hay para darle gracias? 
1. Que es tu Dios. Agradecerle eso, significa que como su criatura le estás sometido y le debes honra, honor, adoración…
2. Que eres hombre o mujer. Eso te salva de la perversión. La revelación en el apóstol Pablo nos enseña que quienes resisten la verdad de Dios no reconocen su deidad y no le dan gracias ni lo adoran. 
En tal contexto la ingratitud pervierte la naturaleza sexual cuando se desprecia a Dios y no se le agradece habernos hecho como quiso. 
La gratitud trabaja en el corazón para hacerlo humilde. La ingratitud lo hace arrogante, rencoroso, agresivo, amargado, hostil…
La gratitud trabaja en el corazón y lo hace dichoso, alegre, sencillo, amoroso, tierno…
La gratitud expresa adoración cada día al Señor con el alimento, la casa, el vestido, y las necesidades solucionadas cada día por el Señor, quien provee para manifestar su paternidad. 
Decía Don Quijote: «—De gente bien nacida es agradecer los beneficios que reciben, y uno de los pecados que más a Dios ofende es la ingratitud».
B. CUMPLE CON TUS PROMESAS (VOTOS, 14) Entre otros, están.
1. Voy a diezmar…
2. Voy a servir en un ministerio…
3. Voy a comprometerme con misiones…
4. Voy a visitar enfermos…
5. Voy a tomar un discipulado…
6. Voy a tomar un cargo para apoyar en mi congregación…
7. Me voy a preparar teológicamente…
8. Voy a dejar mi vida de adicción: pornografía, sexo, alcohol, tabaquismo, drogas…
9. Voy a testificar de Cristo en mi trabajo…
C. DEPENDE DE DIOS (15). 15E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.
Deja tu autosuficiencia, arrogancia, engreimiento… Echa en el contenedor de basura tu orgullo de creerte que no necesitas a Dios… de que no necesitas a nadie… ni a los doctores cuando has estado en riesgo de muerte… 
Deja tu pecado de autosuficiencia. Has desechado mis ordenanzas cuyos propósitos son bendecirte. Has endurecido tu corazón y te has comparado a quien de verdad no depende de nadie, a mí… pero… la realidad de tu impotencia te alcanza cuando te encaras con tu mortalidad, con tu fragilidad, cuando estás al borde de la muerte…  
Dios, que muestra su gloria, su luz, su realeza y majestad, ofrece glorificar su nombre mostrando su compasión, por eso, junto con exponer la incapacidad y la arrogancia humana, ofrece su bondad. Invócame en el día de la angustia, te libraré y tú me honrarás
La oferta de ser bendecido, de Dios al hombre, va acompañada de adoración, gratitud y alegría, sentido de vida para el hombre. 
D. DEJAR SE SER PROFANO (16)16Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca? 

E. ARREPENTIRSE, DEJAR LA REBELDÍA (CAMBIAR LEALTADES, ABANDONA EL MUNDO DE PECADO (ROBO Y ADULTERIO 17-18) 17Pues tú aborreces la corrección, Y echas a tu espalda mis palabras. 18Si veías al ladrón, tú corrías con él, Y con los adúlteros era tu parte.

F. DEJA EL CHISME, LA MENTIRA Y LA INFAMIA (20) 19Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño. 20Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano; Contra el hijo de tu madre ponías infamia.

G. ACEPTA LA REVELACIÓN DE DIOS (21). 21Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.

4. AÚN SE TE CONCEDE UNA OPORTUNIDAD, VUÉLVETE A DIOS
22בִּֽינוּ־נָ֣א זֹ֭את שֹׁכְחֵ֣י אֱל֑וֹהַּ פֶּן־אֶ֝טְרֹ֗ף וְאֵ֣ין מַצִּֽיל׃
23זֹבֵ֥חַ תּוֹדָ֗ה יְֽכַ֫בְּדָ֥נְנִי וְשָׂ֥ם דֶּ֑רֶךְ אַ֝רְאֶ֗נּוּ בְּיֵ֣שַׁע אֱלֹהִֽים׃
22Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, No sea que os despedace, y no haya quien os libre. 

23El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios. (Salmos 50:1-23 RV1960)

No hay comentarios:

Publicar un comentario