Buscar este blog AMAR LA PALABRA

jueves, 19 de enero de 2017

DOS MUJERES (PROVERBIOS 14.1)

1La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba. Proverbios 14:1 (RVR1960)
1La mujer sabia construye su casa; la necia, con sus propias manos la destruye. Proverbios 14:1 (DHH)
1La mujer sabia une a su familia; la mujer tonta la desbarata. TLA

INTRO
De la poesía hebrea es típico el paralelismo. Cuando tenemos el paralelismo antitético la intensión es destacar una enseñanza por medio del contraste. 
En este caso tenemos dos mujeres. Una sabia y otra necia. Quizá recuerden el Salmo 1, donde al final se describe en qué terminan los hombres justos y cuál es el destino último de los malvados. 
El propósito es destacar la vida de una mujer, sin descartar qué hay de la otra. 
Mencionamos una, pero el hincapié, la enseñanza, es acerca de una de ellas, la sabia. 
Destaquemos un poco más, que proverbios habla mucho más de la relación padre-hijo, que de la relación madre-hijos. 
Y se entiende con claridad: el liderazgo en la familia recae en el padre. De la madre se tienen sus participaciones como compañera, co-fundadora de la familia, pues es vista como quien participa al lado del esposo-padre como quien refuerza la enseñanza de éste y hace sólida la formación de los hijos. 
Al final del libro de los proverbios tenemos el gran elogio a la madre-esposa, como mujer virtuosa, todo un poema de reconocimiento de su labor, sus virtudes como mujer, esposa y madre. 
Pero ese relato final se va componiendo a lo largo de los capítulos del libro de los Proverbios.
Hay ejemplos de sabias mujeres: La mamá de Sansón, Agibail, Rahab, Tamar, Débora, María, la madre y la abuela de Timoteo, Priscila… 
Veamos a estas mujeres, la sabia y la necia. 
1. ¿QUÉ ES EDIFICAR? 
R: Casarse, tener hijos dentro de la familia. 
2. ¿CÓMO ERES O CÓMO TE CONCIBES COMO MUJER, MADRE Y ESPOSA?
R. ¿Te concibes como una mujer estable, madura, reflexiva, prudente, dichosa, con metas y reglas claras acerca de cómo dirigir a tus hijos, cómo te relacionas con tu esposo y hermanos y padres si los tienes?
R. ¿O eres arrebatada, impulsiva, incontrolada, manipuladora, controladora,  y ejerces un dominio y educas de una manera que asfixia a los miembros de tu familia y sientes incluso que eres represiva y destructiva?
Si tienes concepciones de ti que rayan en el perfeccionismo te estás exigiendo un ideal y una realidad no humanas. 
Si tienes ideas que estacionas en un ideal utópico que no se ve en este mundo y sueñas con ser una mujer, esposa-madre, única en el mundo, la única que será recordada como una gran mujer, vives en un mundo de sueños, de imaginería que sólo tiene cabida en tu utópica mente. 
Quizá lo resumiríamos diciendo que eres una mujer exagerada, hiperbólica. 
Pero si por otro lado te consideras una buena mujer, esposa y madre y ves que tus hijos no siguen los principios que enseñas, y le añades que tu esposo de vez en cuando es un mal peluquero (ni te pela), y te frustras y caes en enojo… tranquila, si es de vez en cuando, pasará. 
Por un lado, eres responsable de sentar principios en tus hijos e hijas, pero que los sigan no es tu responsabilidad. 
Tú siembras, pero ellos cosechan (y tú también). De ellos depende retener la semilla y dar fruto o convertirse en tierra propia de otros cultivos y dar otro fruto de semillas que tú no sembraste. 
3. ¿EN QUÉ CONSISTE SER SABIA?
1. En vivir en comunión con Dios. 
2. En ser adoradora del Señor. 
3. En compartir con los hijos su palabra de manera discipular. 
4. En sembrar su palabra, no la propia, en ellos. 
5. En modelar el principio más importante: ser hija de Dios. 
6. En modelar respeto, respaldo, apoyo al esposo.
7. En modelar la aplicación de la palabra de Dios de manera cotidiana: hogar, amistades, relaciones, finanzas, compras, educación de los hijos, cuidar sus amistades, prohibirles o aprobárselas… cuidar sus relaciones de noviazgo estableciendo principios para cuando estén en edad de tener…
8. En modelar la vida de una mujer discípula de Jesús en toda área de su familia. 
4. ¿COMO VEMOS EL CONTRASTE ENTRE ESTAS DOS MUJERES? 
1. La gracia de Dios en un hogar estable, en un matrimonio fuerte, sólido, consistente. Cónyuges sólidos, que edificaron sus vidas sobre la palabra y enseñanza de Cristo. 
2. Vidas edificadas en los hijos, madurez en ellos, estilos de vida con metas claras en ellos. 
3. Continuación de vida académica y profesional estable, consistente, gradualmente creciente, con miras a establecer también una sólida familia. 
4. Los hijos dan evidencia de estabilidad, en sus relaciones: amistades, novia o novio, trabajo, escuela, finanzas…
5. Testimonio del esposo, su conducta con ella. 
6. La estima de la familia de ella: padres y hermanos o primos y tíos. 
5. ¿QUÉ ES UNA MUJER NECIA? 
1. Aplica sus reglas, no las de Dios. 
2. Modela falta de autocontrol. Es arrebatada. 
3. Se expresa con un vocabulario malediciente. 
4. Insulta, menoscaba al esposo e hijos. 
5. Habla mal del esposo y los hijos. 
6. No respeta a Dios, aunque lo diga. Lo anterior es evidencia. 
6. ¿QUÉ ESPERAR DE LAS MUJERES HOY? 
¡Que se vuelvan al Señor! Para toda mujer hay algo más y excelente. 
Si eres sabia, ¿sabes qué? Es posible ser aún más sabia.
Si no lo eres, ¿sabes qué? Dios quiere que lo seas. 

¿Qué esperar de una mujer hoy? ¿Qué deseamos para las mujeres hoy? Que amen al Señor con toda pasión, que lo busquen apasionadamente, con celo, con ardor, con anhelos, con todo lo que albergue su corazón y descansen en sus promesas, que se deleiten en su palabra, que el sentido de su vida sea complacer al Señor, que sean intercesoras de su familia, esposo e hijos y vivan la paz del Señor en su boca, sus expresiones, sus finanzas, y vivan dichosas de tener al Papá que tienen (Dios, el Señor), y transmitan esa confianza en sus hijos y vean la bendición de la salvación en ellos. 

IGLESIA CRISTIANA PRÍNCIPE DE PAZ
Avenida Juan Pablo ll, 318, Colonia Chapultepec
San Nicolás de los Garza, Nuevo León, México. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario