Buscar este blog AMAR LA PALABRA

viernes, 22 de abril de 2011

PABLO PIDE A DIOS POR LA IGLESIA

15Por esto, como sé que ustedes tienen fe en el Señor Jesús y amor para con todo el pueblo santo, 16no dejo de dar gracias a Dios por ustedes, recordándolos en mis oraciones.
Pablo ora con:
a. Consciente de la fe de la iglesia de Éfeso.
b. Consciente de que los efesios aman al pueblo santo (Israel)
c. Consciente de que los efesios aman al pueblo santo (la iglesia)
d. Gratitud por los efesios y su amor por la iglesia en todo el mundo.

17Pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, al glorioso Padre, que les conceda el don espiritual de la sabiduría y se manifieste a ustedes, para que puedan conocerlo verdaderamente.
Petición paulina:
a. Por el don de lenguas.
b. Por el don de conocimiento.
c. Por el don de sabiduría.
d. Por el don de apostolado.

El don que pide Pablo para los efesios sirve para:
a. Declararle palabra a los hermanos.
b. Tener acceso a misterios divinos.
c. Tener unción para hacer declaraciones proféticas.
d. Conocer más a Dios.
e. Conocer a Dios de verdad.
f. Orar a Dios y ver cumplidas todas las peticiones hechas.
g. Ser eficiente en toda intercesión.

18Pido que Dios les ilumine la mente, para que sepan cuál es la esperanza a la que han sido llamados, cuán gloriosa y rica es la herencia que Dios da al pueblo santo,
Pablo pide por:
a. Revelación apostólica para los efesios.
b. Tener iluminación mística.
c. Tener iluminación como el Buda.
d. Inteligencia para hacer negocios y prosperidad económica.
e. Revelación mental, luz de Dios en la mente de los efesios.
f. Luz ungida especial para que los efesios hagan declaraciones proféticas.
Lo que reciban los efesios tiene como propósito:
a. Conocer el porvenir y cómo hacer negocios.
b. Conocer el futuro de Israel y la herencia de Dios para ellos.
c. Conocer misterios del futuro que sólo Dios conoce.
d. Conocer la esperanza de Dios para ellos y la herencia económica de Dios para la iglesia.
e. Conocer la esperanza de Dios para ellos y la gran herencia de bendiciones de Dios para la iglesia.
f. Conocer cómo donar riquezas al pueblo de Israel.

19y cuán grande y sin límites es su poder, el cual actúa en nosotros los creyentes. Este poder es el mismo que Dios mostró con tanta fuerza y potencia 20cuando resucitó a Cristo y lo hizo sentar a su derecha en el cielo,
Pablo también pide que los efesios conozcan.
a. Que ellos son poderosos en palabra para hacer todo tipo de declaraciones.
b. El poder que tienen para hacer guerra espiritual y reprender demonios.
c. La grandeza del poder de Dios en la iglesia.
d. Los alcances de su propio potencial.
El poder de Dios en los efesios:
a. Lo reciben porque son buenas personas.
b. Es el mismo que aplicó Dios en el pueblo de Israel.
c. Puede dar riquezas económicas.
d. Es el mismo aplicado por Dios en la resurrección de Cristo.
e. Es el aplicado en la entronización de Cristo a la diestra de Dios.
f. Lo tiene Cristo y con él gobierna la historia.

21poniéndolo por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío, y por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero.
Por el poder de Dios:
a. Los llamados apóstoles gobiernan la iglesia y obtienen riquezas.
b. Los creyentes poderosos financieros son dueños del mundo.
c. Cristo gobierna de manera absoluta toda la historia, presente y futura.
d. Jesús gobierna todo, Jesús es el Eterno Dios.
e. Toda circunstancia, por difícil o dolorosa que sea, está en el dominio de Cristo.

22Sometió todas las cosas bajo los pies de Cristo, y a Cristo mismo lo dio a la iglesia como cabeza de todo.
Por designio y voluntad de Dios:
a. Los apóstoles gobiernan la iglesia.
b. Cristo es Señor de todo, universo e iglesia.
c. Cristo gobierna la iglesia.
d. Los apóstoles, patriarcas y profetas deben enseñorearse de la iglesia.

23Pues la iglesia es el cuerpo de Cristo, de quien ella recibe su plenitud, ya que Cristo es quien lleva todas las cosas a su plenitud.
Cristo le da a la iglesia:
a. Plenitud económica.
b. Plenitud del Espíritu Santo.
c. Plenitud para cumplir los propósitos divinos.
d. Plenitud de bendiciones.
e. Plenitud de éxito social.

domingo, 10 de abril de 2011

II PREGÚNTALE AL APÓSTOL PABLO (Dolor de cabeza universalista. Continuación)

8En Cristo, gracias a la sangre que derramó, tenemos la liberación y el perdón de los pecados. Pues Dios ha hecho desbordar sobre nosotros las riquezas de su generosidad, dándonos toda sabiduría y entendimiento,
¿Cómo llegamos a ser libres?
a. Reprendiendo al diablo.
b. Desarrollando un ministerio de liberación.
c. Por la sangre de Cristo derramada en la cruz, a favor nuestro.
d. Por el perdón de nuestros pecados gracias al sacrificio de Cristo.
e. Portándonos bien.
f. Nada más con declarar que somos libres.
¿Qué tipo de riquezas da Dios a su iglesia?
a Monetarias.
b. Propiedades terrenales.
c. Sabiduría y entendimiento
d. Títulos universitarios
e. La riqueza de conocerlo a él y su obra en Cristo.
f. Espirituales.
g. De liderazgo político o religioso.

9y nos ha hecho conocer el designio secreto de su voluntad. Él en su bondad se había propuesto realizar en Cristo este designio, 10e hizo que se cumpliera el término que había señalado. Y este designio consiste en que Dios ha querido unir bajo el mando de Cristo todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra.
¿Qué o quién es “el designio secreto” de Dios y cuál es su propósito?
a. El pueblo de Israel.
b. La tierra de Palestina.
c. Jesús el Mesías.
d. El retorno de los judíos a Palestina.
e. La revelación de quién es Cristo en los planes de Dios.
f. Poner toda la creación (espiritual y física) bajo el señorío de Cristo.
g. El ministerio de liberación.
h. El levantamiento del ministerio apostólico y profético.

11En Cristo, Dios nos había escogido de antemano para que tuviéramos parte en su herencia, de acuerdo con el propósito de Dios mismo, que todo lo hace según la determinación de su voluntad.
¿Para qué escogió Dios a su iglesia?
a. Para ser parte del pueblo judío.
b. Para tener parte en la salvación dada en Cristo.
c. Para darnos mucho dinero.
d. Para que dejáramos de ser pobres.
e. Para formar parte del pueblo suyo en el reino de los cielos.
¿Cuál es la regla que regula el proceder de Dios?
a. La deplorable y miserable condición humana.
b. La oración de súplica de los hombres, cristianos y no cristianos.
c. Su soberanía, señorío y absoluta determinación.
d. Las circunstancias históricas de la humanidad.
e. La pena y lástima que siente por su creación.

12Y él ha querido que nosotros seamos los primeros en poner nuestra esperanza en Cristo, para que todos alabemos su glorioso poder.
¿Cuál es el plan de Dios para nosotros?
a. Que nos enfoquemos en lo que él hace en los judíos.
b. Que pongamos nuestra esperanza en lo que él hará en el pueblo de Israel.
c. Que depositemos nuestra esperanza en sólo en Cristo y nadie más.
d. Que busquemos hacernos ricos financieramente.
f. Que confiemos en Cristo y juntos nos deleitemos en alabar su grandeza.
g. Que vivamos gozosos centrados en el deleite que es Dios en Cristo.

13Gracias a Cristo, también ustedes que oyeron el mensaje de la verdad, la buena noticia de su salvación, y abrazaron la fe, fueron sellados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo que él había prometido.
¿Quiénes tienen el Espíritu Santo y por qué para qué?
a. Sólo los que hablan lenguas.
b. Únicamente quienes son ministros de liberación.
c. Todos los que creyeron en el evangelio.
d. Tienen el Espíritu porque son buenas personas.
e. Recibieron el Espíritu gracias a Cristo.
f. Todos los creyentes tienen el Espíritu como sello de que pertenecen a Dios.
g. Si un creyente no habla lenguas no tiene el Espíritu.
h. Todo creyente pertenece a Dios.
i. El Espíritu está en todo creyente porque Dios lo había prometido.

14Este Espíritu es el anticipo que nos garantiza la herencia que Dios nos ha de dar, cuando haya completado nuestra liberación y haya hecho de nosotros el pueblo de su posesión, para que todos alabemos su glorioso poder.
¿Qué garantiza el Espíritu Santo como anticipo?
a. Herencia económica.
b. Herencia espiritual en el reino de los cielos.
c. Herencia financiera en la tierra.
d. La salvación eterna prometida por Dios en Cristo.
e. La salvación que depende del esfuerzo del creyente.
f. La salvación que depende sólo de Dios.
¿Cuándo se hará efectivo el anticipo?
a. Cuando la salvación llegue a su consumación.
b. En el momento que recibamos la prosperidad que esperamos.
c. Cuando la salvación esté consumada y seamos pueblo de Dios.
d. Cuando TODO el pueblo de Israel regrese a Palestina y se convierta a Cristo.

martes, 5 de abril de 2011

PREGÚNTALE AL APÓSTOL PABLO (Dolor de cabeza universalista)

INTRODUCCIÓN
Estudiar La Biblia requiere “escuchar cómo contesta” preguntas derivadas de ella misma. En otras palabras, pregúntale a La Escritura lo que ella misma contiene como preguntas.

Efesios capítulo 1 (DHH), citado abajo, es un ejemplo de cómo preguntar y contestar desde la misma Escritura. (Puedes tener una o más respuestas correctas.) Asegúrate de leer bien cada versículo, para cotejar tus respuestas de acuerdo con las afirmaciones del apóstol Pablo.

1Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, saluda a quienes en la ciudad de Éfeso pertenecen al pueblo santo y como creyentes están unidos a Cristo Jesús. 2Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes.

¿Por qué es apóstol Pablo? (Versículo 1)
a. Por elección propia,
b. Porque Dios lo quiere así,
c. Porque una iglesia lo nombró apóstol,
d. Porque es moda llamarse apóstol.

¿Cuál es la petición del apóstol por la iglesia de Éfeso? (Versículo 2)
a. Prosperidad económica
b. Bendiciones materiales.
c. Bendiciones espirituales.
d. Que Dios los haga famosos.

3Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, pues en Cristo nos ha bendecido en los cielos con toda clase de bendiciones espirituales.

¿Por qué alaba el apóstol a Dios?
a. Por la prosperidad financiera recibida.
b. Por las bendiciones terrenales (casas, autos, empresas…) recibidas.
c. Porque hemos sido bendecidos en la persona de Cristo.
d. Porque nuestras bendiciones están en los cielos en Cristo.
e. Porque toda clase de bendiciones recibidas están relacionadas con dinero.
f. Porque toda clase de bendiciones recibidas son espirituales, celestiales. Cfr. Mat 6.33

4Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos y sin defecto en su presencia.

¿Qué hizo Dios antes de la creación del mundo? (Versículo 4)
a. Planeó salvar a toda la humanidad.
b. Escogió a toda la humanidad para que fuera santa.
c. Escogió a su iglesia en Cristo para que fuera como Cristo, santa y sin defecto para estar ante la presencia de Dios.
d. Nos escogió para ver si le éramos fieles.
e. Nos escogió para vivir de acuerdo con nuestra voluntad.

Por su amor, 5nos había destinado a ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, hacia el cual nos ordenó, según la determinación bondadosa de su voluntad.
¿Por qué nos adoptó como hijos suyos?
a. Porque así lo quiso, es soberano.
b. Porque sabía que nosotros lo buscaríamos para que él fuera nuestro padre.
c. Porque el hombre es bueno y nosotros también.
d. Porque él lo determinó de acuerdo con la bondad de su voluntad.
e. Porque manifiesta su bondad por medio de Jesucristo.
f. Porque si él no nos adopta jamás seríamos sus hijos.

6Esto lo hizo para que alabemos siempre a Dios por su gloriosa bondad, con la cual nos bendijo mediante su amado Hijo.

¿Cuál es el propósito de que seamos sus hijos? (¿Para qué nos hizo hijos suyos?)
a. Para ser sus hijos consentidos.
b. Para que nos sintamos orgullosos de ser sus hijos.
c. Para deleitarnos en alabar su gloriosa bondad, porque él es bueno.
d. Para vivir seguros y con autoconfianza en nosotros mismos.
e. Para no tener baja autoestima.
f. Para destacar en el mundo como hijos prósperos financieramente.
g. Para vivir declarando prosperidad en el mundo.
h. Para vivir la vida con una meta: proclamar quién es él, y sus bendiciones para nosotros por medio de su amado Hijo.

¿Quién es su Hijo consentido, su único Hijo amado?
a. El predicador que presume ser hijo consentido de Dios.
b. El que dice ser apóstol.
c. El que prospera financieramente en este mundo.
d. Jesucristo, su Hijo Unigénito.
e. Todos somos sus hijos consentidos, preferidos.