sábado, 31 de diciembre de 2011

DIOS, SEÑOR DEL TIEMPO

TIEMPO TESTIMONIO Y SOBERANÍA DIVINA

Estas son las fechas especialmente dedicadas al Señor, y que ustedes llamarán reuniones santas. Levítico 23.2b DHH
Compórtense sabiamente con los no creyentes, y aprovechen bien el tiempo. Su conversación debe ser siempre agradable y de buen gusto, y deben saber también cómo contestar a cada uno. Colosenses 4.5 DHH
Usen su inteligencia para tratar como se debe a los que no confían en Cristo. Aprovechen bien cada oportunidad que tengan de conversar con ellos. Hablen siempre de cosas buenas, díganlas de manera agradable, y piensen bien cómo se debe contestar a cada uno. Colosenses 4.5 TLA

SANTIFICAR LA VIDA
¿Qué es lo primero que santifica Dios? A diferencia de los hombres, que santificamos objetos o lugares, Dios santifica el elemento fundamental de la vida.
Nuestra concepción de santificar se enfoca y reduce a lo objetivo y geográfico. Cosas y lugares. Templo y objetos dentro de él.
Dios no. Él santifica, para empezar, el tiempo. Lo primero que él santifica es el día sábado. ¿Y qué santificó con ese día? La vida de comunión, la relación entre él y el hombre.
La vida puede desvincularse, no obstante, de la geografía, como cuando al mudarnos dejamos el lugar donde nacimos, o cuando nos mudamos de casa.
De igual manera podemos renunciar a los objetos: casa, ropa, auto, adornos, muebles…
Pero jamás podremos renunciar al elemento que conforma la vida: tiempo. En su justicia Dios le da el mismo tiempo cada día a todo mundo. El sabio, el rico, el pobre, el ignorante, el inculto, el fuerte, el débil, la empresaria, la ama de casa, el niño, el adulto, el honrado, el ladrón, el criminal, el político, el religioso, el ateo… todos, cada día, tienen veinticuatro horas de vida de parte de Dios. Nadie tiene más, nadie tiene menos.
La vida, desde la perspectiva del tiempo, es oportunidad. Para lo que sea, bueno o malo, es oportunidad. Y se aprovecha o se es indolente y se pierde la oportunidad.
O se es diligente y se obtienen buenos dividendos. La Escritura dirige la atención del hombre hacia los hechos de Dios. Santificó el sábado, el día de reposo.
La santificación de la vida tiene un punto de arranque, su inicio o referente: adorar a Dios. De acuerdo con Jesús, «—El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado», lo cual significa que el día de reposo es dado para que el hombre ocupe su tiempo de ocio en lo mejor: relacionarse con su creador, vivir una relación de amor con él.
La mejor oportunidad es cada momento, es santificar cuanto se hace, y la santificación de lo que hacemos consiste en dedicárselo al Señor.
Si eres campesino, empresario, estudiante, obrero, ama de casa, médico, veterinario, psiquiatra, mecánico, pintor de casas, pintor de arte, músico, trabajador doméstico, político, ministro religioso, deportista… lo que seas, santificas tu vida cuando lo que haces, como Don Quijote a su amada Dulcinea, se lo dedicas al amor de tu vida, a tu Dios, salvador y Señor Jesucristo.

FIESTAS
Levítico 23 habla de todo el calendario de fiestas ordenadas por Dios. El año estaba regulado por ellas. Todo tiempo de la vida de Israel dependía de guardar estas fiestas. Definimos «fiesta» no en el sentido de baile, alcohol o algarabía sin Dios. «Fiesta» es término que significa «celebración» y tenía en el centro a Dios.
Las fiestas son: Pascua, De las semanas (Pentecostés) y Tabernáculos. Las tres eran de peregrinaje y todo varón debía presentarse en lugar elegido por Dios para llevarle ofrendas. A la fiesta de Pascua iba añadida la de los panes sin levadura.
También están la fiesta de las trompetas, conocida hoy como Rosh Hashaná (año nuevo) y el Yom Kipur (Día del perdón).
También están la fiesta de las trompetas, conocida hoy como Rosh Hashaná (año nuevo) y el Yom Kipur (Día del perdón).
Observe que Levítico 23 empieza con fiestas y la primera celebración es el sábado.
Visto desde la concepción del tiempo, todo el año está regido por celebraciones, todo el año es de fiesta, de gozo.
Si bien entre las fiestas están Rosh Hashaná y Yom Kipur, llamadas «yaamim noraím», «días austeros», aun tales fiestas son de celebración en medio del ayuno obligatorio que hayan de guardar los celebrantes, pues en ellos celebran el juicio del cual sale uno librado con la esperanza de iniciar un año inscrito en el libro de la vida (Rosh Hashaná) y verse visto con todo pecado perdonado (Yom Kipur).

VIVIR PARA GOZAR Y DELEITARSE
El sentido de la vida es el gozo, la dicha, el placer, el deleite. Motivos hay muchos: ascensos, conseguir empleo, salud, logros académicos, compra de auto o casa, renovar guardarropa, nuevo equipo de cómputo o dispositivos móviles, nacimiento de un hijo, boda, conseguir novia, viajes, paseos, nuevas amistades…
Sin embargo, todo deleite como los mencionados son temporales, y al mismo tiempo reflejo de otro deleite a veces ni siquiera reflexionado, el deleite del amor que no acaba, el placer y la dicha de una comunión eterna, el gozo y la dicha que emanan de quien es el referente y fuente eterna de ellos: Dios.
Santiago 1.2 nos dice que tengamos por sumo gozo cuando estemos pasando por toda clase de pruebas. ¿Pero como tener por sumo gozo cuando en el sentir de uno la está pasando mal? Suena a contrasentido.
Sin embargo, puede tener supo gozo quien tiene la perspectiva correcta del dolor. Y la perspectiva correcta es la de Dios, quien se deleita en sus obras, incluso las de quebranto y sufrimiento, porque él sabe que al final, al terminar toda prueba, sus hijos salen purificados, santos, limpios, sanos, amorosos, humildes, más como Cristo, quien fue el centro de todo gozo del Padre, incluso al pasar, toda su vida, por muchos quebrantos, desaires, golpes, persecución y al final la muerte.
No obstante, a todo su sufrimiento siguió la resurrección y la ascensión y hoy es el rey, el gobernador, el soberano Dios a quien confesamos SEÑOR. (Vea el artículo aquí, «Nombre sobre todo nombre».)
Pero aún no culmina todo, pues llegará el día en que regrese, renueve la creación y su gloria llena la tierra como las aguas cubren la mar.

TIEMPO Y TESTIMONIO
Usen su inteligencia para tratar como se debe a los que no confían en Cristo. Aprovechen bien cada oportunidad que tengan de conversar con ellos. Hablen siempre de cosas buenas, díganlas de manera agradable, y piensen bien cómo se debe contestar a cada uno. Colosenses 4.5 TLA
Sin descuidar el tiempo de amor y calidad que ha de darse a los amados, hay un tiempo agradable a Dios, y es el de conducta y palabra ante los no creyentes.
Consiste en ser congruentes con lo que creemos, vida ética en las relaciones y una disposición para hablar en toda ocasión de nuestra fe y preparación para hacerlo de modo coherente, prudente e inteligente.
Lo último es un llamado a la preparación personal para la consagración al Señor en medio de la sociedad, la preparación para estudiar La Palabra, incluso para tomar cursos serios de doctrina, teología y apología.
Testificar con un amor inteligente, en vez de una respuesta cerrada y categóricamente fanática o irracional, es lo nuestro, lo que se nos manda.
El uso del tiempo para testificar, incluso saliendo de la comodidad la que se está acostumbrado, es parte de la consagración al Señor del tiempo y de la vida.
Involucrarse en servicio, brigadas, y apoyos a la sociedad también es un motor de cambio e influencia para leudar la sociedad con el evangelio y el señorío de Cristo.
Prepararse para visitar enfermos o presos, con técnicas de capellanía es otra área para aprovechar el tiempo.
Asimismo para ejercer capellanía para políticos o empresarios y sus negocios. ¿Y qué decir del comercio? Si eres comerciante ambulante o agente de viajes, tus oportunidades son múltiples, tanto si eres conductor de taxi… ser ama de casa es una gran oportunidad para abrir una célula de lectura bíblica en casa, o como estudiante tener un grupo igual en secundaria, preparatoria (hig school) o universidad.
Sé inteligente, aprovecha el tiempo, santifica tu vida, vive para lo que le da sentido a tu existencia, el placer, el gozo, la dicha, el amor y el deleite de relacionarte con quien te creó y te ama tan apasionadamente como nadie, tu Señor y salvador Jesucristo, tu Mesías que volverá por ti y tus hermanos, tu familia. Y si te interesa recibir un texto de buena teología (pdf) Evangelio y reino, solicítalo a troverodei@hotmail.com

BENDICIONES
Que así como viste y disfrutaste al terminar el 2011 el cuidado, la guía, provisión, bondad, gracia, misericordia, paz y gobierno de Dios en tu vida, este año que inicia su gloria te sea más clara, su presencia más plena y su gobierno, voz y palabra sean sensibles, claros, contundentes, amorosos, tiernos como susurro a tu espíritu y mente y su dirección tierna te dirijan en todo tiempo y seas saciado de su amor al comenzar cada día, para que cada uno de ellos seas canción y melodía, aroma grato, perfume para tu Señor, cuya persona haga de tu ambiente escenario de su gloria y la plenitud de su espíritu y soberanía se manifiesten en toda circunstancia para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada