Buscar este blog AMAR LA PALABRA

lunes, 21 de febrero de 2011

CRISTO, CUMPLIMIENTO DE LEY, PROFETAS Y ESCRITOS

No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. Mateo 5.17 NVI

Dios ha dado en Cristo para siempre su “sí”, pues en él se cumplen todas las promesas de Dios
… 2 Corintios 1.19b-20a DHH.

Haré que tú y la mujer sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón. Génesis 3.15 DHH

Pues en Cristo quiso residir todo el poder divino, y por medio de él Dios reconcilió a todo el universo ordenándolo hacia él, tanto lo que está en la tierra como lo que está en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que Cristo derramó en la cruz. Colosenses 1.19-20 DHH

La Escritura tiene un personaje central: Dios y su gloria manifestada en Cristo. El Mesías ocupa el centro de profecía, alabanza, esperanza y motivo de adoración.
Él habrá de redimir al hombre, segundo personaje en importancia en La Escritura. El hombre pecó y después de su pecado La Biblia revela el remedio al pecado de la humanidad: el sacrificio de Cristo cuya naturaleza es amor.
La Biblia expone a Cristo desde sus inicios, en el relato del pecado de Eva y Adán. La descendencia de Eva acabará con la de la serpiente, y la descendencia de ésta herirá a la descendencia de Eva.
Tal descendencia es Cristo, prometido aquí, en el relato llamado “protoevangelio”. Cristo se hizo hombre a fin de darle pleno cumplimiento y significado a la Ley, los salmos y los profetas (división del A.T. usado por Lucas).
No es una nación (Israel) ni el ser humano (hombre) el centro y cumplimiento de los propósitos de Dios, sino Jesús, el Mesías.
Toda profecía apunta al Mesías, ya sea profecía o promesa hecha a Abraham o David. Él es la descendencia prometida a Abraham, por medio de la cual Dios le daría una descendencia “más numerosa que las estrellas”.
Con respecto a David, ni duda cabe de que ninguno de sus hijos llena el cuadro descrito por Dios, de que le daría un hijo cuyo reino sería eterno, justo, misericordioso y sabio.
Mateo dice a menudo en su Evangelio, al hablar de Cristo y detalles de su vida: “Esto sucedió para que se cumpliera lo escrito por el profeta…”
Para la visión de Mateo, que permea todo el Nuevo Testamento, y el apóstol Pablo lo confirma en todas sus epístolas, no hay sino una sola persona cuya nacimiento, ministerio, y un fuerte hincapié sobre su muerte en la cruz y su posterior resurrección: Cristo.
Él y en él, se cumple toda profecía, toda promesa. Él es el corazón de los propósitos divinos, y a él apunta la consumación de todo el plan eterno de Dios.
Y todo habrá de ser culminado en su segunda venida, con la implantación del reino de los cielos en los nuevos cielos y nueva tierra.

martes, 15 de febrero de 2011

LA LEY Y LOS PROFETAS

LA LEY Y LOS PROFETAS

…y uno, que era maestro de la ley, para tenderle una trampa, le preguntó: —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley? Jesús le dijo: —‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.’ Este es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo, parecido a este; dice: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’ En estos dos mandamientos se basan toda la ley y los profetas. Mateo 22.35-40

Pornografía infantil, violaciones sexuales, pederastia, abuso de niños por parte de religiosos o irreligiosos, asesinatos, adulterios, perversiones sexuales… causan escándalo.
Mientras se trate de algo que ofenda visiblemente a la sociedad, ésta se escandaliza. Todo pecado grotesco es motivo de asombro.
Sin embargo hay un pecado que empieza por el mandamiento más importante y jamás nadie se escandaliza. Todos los días, en todo el mundo se quebranta, delante de todo mundo, literalmente todo mundo, y nadie hace alharaca, nadie se indigna y nadie hace ruido, ni mención del pecado, ni causa escozor.
¿Cuál es ese pecado que empieza por el mandamiento más importante? NO AMAR A DIOS CON TODA LA PASIÓN PERSONAL.
Dios es sustituido en todo el mundo por otros dioses ajenos delante de él, sobre todo aquello que sea proporcione placer en cualquiera de sus manifestaciones.
Se ama todo lo que sea motivo de placer: trabajo, deporte, estudio, negocios, política, empresa, juego, cultura…
Y el ser humano se da a la tarea de vivir con pasión dicha área, que ocupa el lugar de Dios. Con toda pasión se entrega a adquirir cultura, hacer negocios, levantar empresas, hacer deporte… porque todo ello fortalece el ego que, a medida que cosecha triunfos, se erige en su propio dios. Y uno llega a ser el centro de culto a sí mismo.
Y nadie se escandaliza. En todo caso la persona que triunfa llega a ser el centro de admiración para mucha gente.
Amar a Dios con toda pasión (mente, alma y corazón) engloba a todo el ser humano: emociones, planes, pensamientos, sentimientos, voluntad, planes, visión de vida… conduce a un deleite superior al placer carnal cuya extensión en tiempo tiene una paupérrima limitación temporal, mientas que el deleite en Dios no caduca, no termina, no se agota en lo temporal ni se va por el drenaje de la historia.
Con Dios, el deleite que viene de él trasciende de la historia a la eternidad para no cesar jamás.
Cumplir la Ley y los profetas empieza con el mandamiento más importante de la Ley, amar a Dios.
Empieza bien, por el principio, ama a tu Señor y Dios. Cristo es la vía, el modelo, la realidad del cumplimiento pleno de la Ley.
Él la cumplió cabalmente y como pastor y guía la cumple vicariamente por nosotros a fin de que una y otra vez empecemos, cada día, amando a Dios.