Buscar este blog AMAR LA PALABRA

miércoles, 11 de enero de 2017

ECLESIASTÉS

1 Timoteo 6:7…nada trajimos a este mundo, y nada podremos llevarnos; 8si tenemos qué comer y con qué vestirnos, ya nos podemos dar por satisfechos.
Mateo 6:31-34 31No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
ECLESIASTÉS O EL PREDICADOR
QOHELET, DERIVADO DE QAHAL. 
1Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. 2Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.
1. IDENTIFICACIÓN: QOHELET (קהלת), hijo de David. El que convoca a la reunión.  (Eclesiastés 1:1 דִּבְרֵי קֹהֶלֶת בֶּן־דָּוִ֔ד מֶלֶךְ בִּירוּשָׁלִָֽם׃
PRIMERA AFIRMACIÓN.  Todo es pasajero, nada es permanenteTODO ES VANIDAD. Hacol havel.  
2 הֲבֵל הֲבָלִים אָמַר קֹהֶלֶת הֲבֵל הֲבָלִים הַכֹּל הָבֶל׃
Primera afirmación. Todo es vanidad. 
Todo es vanidad. ¿Qué es la vanidad? 
No la definan desde nuestro diccionario ni nuestra cultura o conceptos, sino desde la cultura del libro mismo y de su concepción del tiempo y la vida. 
Dice que todo es Havel. La palabra Havel nos recuerda a alguien cuyo nombre tiene la misma raíz, el segundo hijo de Adán, Abel. 
¿Cuánto relato ocupa Abel en La Biblia? Con vida, 4 versículos en el libro de Génesis. Y desaparece. 
Todo es como Abel, desaparece. Todo es pasajero, nada es permanente. Todo es efímero, como una nube, como vao, como neblina. Inasible, impermanente, pasajero…
Havel (o hevel) es vao, neblina, lo efímero, transitorio, pasajero, lo impermanente e inasible.
3¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 4Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. 5Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. 6El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. 7Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo
SEGUNDA AFIRMACIÓN: 
La existencia fluye, todo está en movimiento, la vida es acción, flujo y reflujo como creación divina.  
8Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. 9¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. 10¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido. 11No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.
TERCERA AFIRMACIÓN
NADA NUEVO HAY DEBAJO DEL SOL. ¿Nada? No cuentan los dispositivos electrónicos? Las Lap Top, el mundo del cómputo, los viajes virtuales, las citas entre personas vía internet…
¿Nada nuevo hay debajo del sol? ¡Cierto! ¡No hay nada nuevo, porque no se refiere al mundo material, sino al mundo de la gente, de las personas, su naturaleza y comportamiento!
Todo gira, se renueva, fluye y refluye, pero… el hombre, el ser humano sigue siendo el mismo. 
Al principio de la creación un hombre y su mujer rompieron su relación con Dios. O, dicho de acuerdo con el relato, la mujer pecó e incitó al hombre a pecar con ella. 
En la misma secuencia de pecado, el hombre estaba a su lado, al lado de ella cuando fue tentada y no la protegió, y fue arrastrado, por su elección, a romper su relación con Dios. 
Después de su ruptura con Dios, el hombre se pervirtió. Cayó en depravación a lo largo del tiempo. 
El hombre practicó la homosexualidad, la mujer la lesbiandad, y la humanidad diseñó nuevas perversiones de todo tipo, practicando toda fuente de placer y carnalidad. 
En su desarrollo fue cayendo más bajo en valores, ideales y moralidad, así como su trato social y familiar. 
Experimentó todo tipo de placer, bueno y malo, sano y perverso, junto con todo tipo de hechicería y brujería. 
Mezcló todo lo puro con lo impuro, lo santo con lo perverso, lo sano con lo pervertido. 
Y así ha sido a lo largo de los siglos. Nada nuevo hay debajo del sol no se refiere a inventos, sino a la conducta humana y sus depravaciones y perversiones.  
La humanidad, hombres y mujeres siguen siendo lo mismo. No se distinguen unas de otras hablando de generaciones. 

12Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén. 13Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él. 14Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. 15Lo torcido no se puede enderezar, y lo incompleto no puede contarse. 16Hablé yo en mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; y mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia. 17Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu. 18Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor
ADMISIÓN Y RECONOCIMEINTO
La existencia es una pesada carga. No es posible vivir en paz, con satisfacción. 
La vida toda, la existencia toda, es un peso insoportable. Llena de angustias y pesar. La sabiduría no es suficiente ni placentera. No da placer, añade dolor, no cura la ansiedad y tampoco da confort. 
No se puede corregir la conducta humana, no se puede arreglar lo torcido y perverso… en todo caso, toda maldad tampoco permanecerá. 
En lo más hondo del ser humano, aun si es un sabio, no se escapará de la aflicción de espíritu, de saber que no importa cuánto conocimiento acumule, de todos modos desaparecerá. Y no quedará de él, nada. Nada. NADA!

CAPÍTULO 2

1Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, y gozarás de bienes. Mas he aquí esto también era vanidad. 2A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto? 3Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida. 4Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; 5me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. 6Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. 7Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. 8Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música. 9Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría. 10No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena. 11Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol. 12Después volví yo a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la necedad; porque ¿qué podrá hacer el hombre que venga después del rey? Nada, sino lo que ya ha sido hecho. 13Y he visto que la sabiduría sobrepasa a la necedad, como la luz a las tinieblas.
FUNDAMENTACIÓN DEL HEDONISMO. REDISEÑO DEL PLACER, BÚSQUEDA DEL PLACER
Hagamos una lista, una ruta del placer. Pongamos en ella cuáles son los caminos o las prácticas de las cuales se puede derivar placer y comparemos con lo que diga el qohelet. 
1. Sexo.  
2. Vino.  
3. Drogas.  
4. Dinero.  
5. Propiedades.  
6. Poder. 
7. Arte (canto, baile y hoy diríamos escultura, cine, literatura, música, teatro…)
No hubo campo donde qohelet no hubiera experimentado dónde hallar una fuente de placer. 
Damos por sentado que la motivación detrás de su búsqueda tiene como motor insatisfacción, frustración. 
Carece de contentamiento, desconoce la dicha y la bienaventuranza, la alegría y el gozo no son para él. 
Vive inconforme todo el tiempo. Por lo tanto, su frustración e inconformidad lo llevan a buscar qué puede llenar su corazón de plenitud, y cree, en su mente engañada, que la plenitud la encontrará en la abundancia de placer carnal, en la satisfacción de los sentidos. 
La adicción a los sentidos, al placer y a la satisfacción del ego y de las emociones es un mal de todos los tiempos, por eso no hay nada nuevo debajo del sol. 
Esa adicción a la satisfacción está en todos lados, y hay promotores y vendedores de placer en todos los campos del desempeño humano. 
Acudir a un culto se incluye en la búsqueda del placer. ¿A qué reunión prefieren ir quienes son adictos a la satisfacción de los sentidos? 
A la reunión donde les hacen sentirse bien. A la reunión donde les ofertan satisfacción de todo tipo. 
No es común de chicos y chicas, sino perfil de todo ser humano. 
Un culto a Dios, sin embargo, ha de verse desde la enseñanza bíblica. 
Dios está presente donde él prometió estar, no donde el hombre cite un versículo bíblico para hacerles sentir a los congregantes que Dios está presente sólo porque cita Mateo 18.20: Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy yo en medio de ellos”.  
Cientos, miles de reuniones hay donde La Biblia es usada para ofertar placer, satisfacción de la adicción a los sentidos. 
“Sentí la presencia de Dios”, dice alguien sólo porque le dijeron algo que deseaba oír. 
“Sentí la presencia de Dios”, afirma quien satisfizo su deseo sensual de placer carnal, pero en el fondo de su corazón cree que su satisfacción fue espiritual. 
Así, un culto puede ser también diseñado para dar satisfacción carnal, satisfacción de las emociones y los sentidos. 
Para el qohelet la satisfacción era primordial en su vida, era prioridad de su existencia. 
Y se dio de frente con la insatisfacción. Descubrió que la búsqueda del placer sólo lo lleva a una adicción más honda, que no hay satisfacción para el placer, porque la búsqueda del placer, por el placer, sólo acaba en la muerte, pues no hay ni fuente permanente para el placer, ni un placer que dure para siempre. 
Aún el placer está condenado a la muerte, a la no permanencia, a la desaparición. 
El placer también es Havel. 
14El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro. 15Entonces dije yo en mi corazón: Como sucederá al necio, me sucederá también a mí. ¿Para qué, pues, he trabajado hasta ahora por hacerme más sabio? Y dije en mi corazón, que también esto era vanidad. 16Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado, y también morirá el sabio como el necio. 17Aborrecí, por tanto, la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa; por cuanto todo es vanidad y aflicción de espíritu. 18Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí. 19Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad. 20Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría. 21¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. 22Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? 23Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad
LA CERTIDUMBRE DE LA MUERTE
Así como la existencia es una certidumbre, la muerte también lo es. 
Sabio y necio, rico y pobre, hombre y bestia, tienen el mismo fin: la muerte. 
Vas a quedar en el olvido. Para quien es enseñado motivacionalmente con preguntas como ésta: “¿cómo quieres ser recordado?” “¿Cómo quieres que diga tu epitafio?” “¿Qué redacción quieres ver en tu tumba?”. 
A los ojos del qoehelet, no va a quedar memoria del sabio, ni de su persona, ni de nada relacionado con él. 
Todo quedará en el baúl del olvido, sepultado por las capas de la desmemoria. 
No habrá recuerdo del sabio, ni del necio, ni del inteligente, ni del trabajador, ni de nadie. 
Todo mundo pasará a las sombras, a la muerte… cada uno será como vao, será havel, será neblina, tan firme y permanente y seguro como una nube. 
Todos podemos estar seguros y ciertísimos de algo: “seremos olvidados”. 
LA CONCLUSIÓN DIVINA PARA VIVIR SATISFECHO: CONTENTAMIENTO
24No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. 25Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? 26Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.
GRATUIDAD. GRATITUD EN EL CORAZÓN.
1. Comida y bebida. 
2. TRABAJO. 
3. SABIDURÍA, CIENCIA Y GOZO. 
4. ESTO NO ES VANIDAD, ES TRASCENDENCIA ETERNA. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario