Buscar este blog AMAR LA PALABRA

domingo, 6 de marzo de 2011

JESÚS, CUMPLIMENTO TOTAL DE LA LEY

ANTIGUO TESTAMENTO
El Señor su Dios hará que salga de entre ustedes un profeta como yo, y deberán obedecerlo. Deuteronomio 18.15 DHH
Yo haré que salga de entre ellos un profeta como tú, uno que sea compatriota de ellos y que les diga lo que yo le ordene decir, y les repita lo que yo le mande. Deuteronomio 18.18 DHH
El Dios todopoderoso ha dicho: “¡Miren al mensajero de mi pacto! Ustedes esperan su llegada, y él ya se ha puesto en marcha. Lo estoy enviando delante de mí, para que me prepare el camino. Cuando menos lo esperen, yo entraré en mi templo. Yo soy el Dios todopoderoso, a quien ustedes buscan.” Malaquías 3.1 BTLA
Estoy por enviarles al profeta Elías antes que llegue el día del SEÑOR, día grande y terrible. Malaquías 3.5, NVI

NUEVO TESTAMENTO
Cuando llegaron cerca del pueblo de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: —¿Qué dice la gente acerca de mí, el Hijo del hombre? Los discípulos contestaron: —Algunos dicen que eres Juan el Bautista, y otros dicen que eres el profeta Elías, o el profeta Jeremías, o alguno de los profetas. Entonces Jesús les preguntó: —Y ustedes, ¿qué opinan? ¿Quién soy yo? Pedro contestó: —Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios que vive y da vida. Mateo 16.13-16 BTLA

Los discípulos preguntaron entonces a Jesús: —¿Por qué dicen los maestros de la ley que Elías ha de venir primero? Y Jesús contestó: —Es cierto que Elías viene primero, y que él lo arreglará todo. Pero yo les digo que Elías ya vino, y que ellos no lo reconocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron. Del mismo modo, el Hijo del hombre va a sufrir a manos de ellos. Entonces los discípulos se dieron cuenta de que Jesús les estaba hablando de Juan el Bautista. Mateo 17 DHH

SIMIENTES
Jesús, El Mesías es dibujado en todo el Antiguo Testamento a medida que éste se desarrolla y avanza hacia el futuro.
Contrario a una biografía, cuyo rasgo particular es escribirla en las postrimerías de la vida del biografiado o posterior a su muerte, la de Cristo se va escribiendo siglos antes de su nacimiento.
En su biografía, la simiente de Eva (Jesús, el Mesías) habrá de destrozar y hacer añicos a Satanás, simiente de la serpiente.
Por cuando hace a la serpiente (Satanás), ésta le infringe una herida a la simiente de Eva (Jesús), lo cual se cumple en la cruz. Allí, Jesús derrota al diablo y éste lo hiere en el talón (la crucifixión).
La biografía anticipada en más de mil años, se cumple a medida que vemos los relatos de los evangelios y el perfil que se va dibujando hasta llegar a ser la persona de Jesús el Mesías.

PROFETA-LEGISLADOR
Otro rasgo suyo es el ministerio de profeta. Habría de ser como Moisés: legislador y transmisor de la voluntad de Dios.
Como legislador, Moisés recibe La Palabra directamente de Dios. Es su vocero o portavoz. No emite edictos ni leyes salidos de sí mismo o de su iniciativa personal. Tampoco revela secretos o leyes emanadas de su buena voluntad. Toda ley, decreto, mandamiento o testimonio, se origina en Dios y sólo en él.
Como legislador el Mesías habría de establecer las leyes emitidas por Dios, no las suyas. Su gobierno está establecido por voluntad divina. Dios gobierna por medio de él. Dios, que gobierna el mundo y el universo por medio de su Palabra, gobernará por medio de un portavoz de su Palabra, el profeta semejante a Moisés, levantado por Dios, comisionado, autorizado y reconocido por Dios para dar su Palabra a su pueblo.
El perfecto gobierno se desprende de aplicar La Palabra de Dios al pueblo de Dios, lo cual requiere un gobernador perfecto, el cual es Jesús, Palabra viva, perfecta, revelación plena de la voluntad de Dios.

JUAN BAUTISTA-ELÍAS

Cuando los discípulos le preguntan al Señor Jesús acerca de la venida de Elías para preparar el camino del Mesías, él les aclara que Elías ya ha venido, y ellos entienden que se refiere a Juan el Bautista.
Lucas precisa con más detalles el cumplimiento de la profecía de Malaquías. Cita la visitación del ángel Gabriel a Zacarías, padre de Juan el Bautista y las palabras que le dirige sobre Juan: “Este Juan irá delante del Señor, con el espíritu y el poder del profeta Elías, para reconciliar a los padres con los hijos y para que los rebeldes aprendan a obedecer. De este modo preparará al pueblo para recibir al Señor”. Lucas 1.17 DHH
Y una vez más, Jesús, el Mesías, es el centro del cumplimiento de las profecías, no Juan el Bautista, ni siquiera Elías.
Todo apunta a La Palabra hecha hombre, el segundo Adán, la simiente de Eva, el profeta-legislador semejante a Moisés, Hijo de Dios, salvador, redentor, ofrenda y sacrificio prefigurado en La Ley y cumplida en plenitud en Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario