Buscar este blog AMAR LA PALABRA

jueves, 24 de marzo de 2011

EL TABERNÁCULO DE DAVID

En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. Amós 9.11-2 RV60
Cuando llegue ese día, haré que los descendientes de David, vuelvan a reinar sobre Israel. Volverán a ser fuertes como antes. Así, lo que quede de Edom y de las otras naciones volverá a ser de Israel, el pueblo que alaba mi nombre. Yo soy el Dios de Israel, y les juro que así será. Amós 9.11-12 TLA.
¿Qué es eso de “El tabernáculo de David”? En 2 Samuel 6.17 está escrito: “Metieron, pues, el arca de Jehová, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le había levantado; y sacrificó David holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová”.

¿TABERNÁCULO DE ADORACIÓN?

El texto de Samuel dice que David realizó sacrificios en honor del Señor. Y especifica qué tipo de sacrificios fueron: holocaustos y ofrendas de paz.
Holocausto, como ofrenda, su rasgo particular era que se quemaba en su totalidad.
Ofrendas de paz tenían que ver también con fuego. Se quemaba la grasa que envolvía los intestinos y la adherida a ellos, los riñones y la grasa que los cubre, y la que cubre los lomos.
David hizo sacrificios rituales como lo ordenaba La Torá (Éxodo y Levítico). 2 Samuel dice que después celebraron una gran fiesta él y el pueblo. No tiene que ver con el concepto moderno de quienes sostienen que “adoración”, es canto suave, profundo, extático, ni siquiera con canciones “movidas”.

TABERNÁCULO Y LINAJE

“Tabernáculo caído de David” es, con toda obviedad, una referencia a la descendencia de David, una clara alusión al Mesías.
“Tabernáculo”, en Amós, significa “casa”, “descendencia”, “linaje”, “hijos”… y Dios promete que lo levantará, tapará sus brechas (cerrar portillos), levantará sus ruinas y la reconstruirá, a fin de que dicho tabernáculo posea Edom y todas las naciones.
Levantar el “tabernáculo caído de David significa posicionar otra vez como rey de Israel a un descendiente de David.

TABERNÁCULO Y MESÍAS

La TLA traduce bien el sentido de tabernáculo como descendencia, pero difumina la persona del Mesías al traducir “descendientes”, pues de la descendencia de David sólo un hombre habrá de reinar sobre todas las naciones, y dicho personaje es el Mesías.
“El tabernáculo caído de David” es la cadena del linaje suspendida cuando los descendientes de David dejaron de reinar sobre Israel como nación.
Cuando Israel, reino del norte, fue deportado por los asirios, a su retorno vivieron la experiencia samaritana de “adorar al Señor y a otros dioses”.
Después Judá, reino del sur, también vivió la deportación como juicio de Dios. Y hasta allí llegó el gobierno del linaje de David sobre Judá. A su regreso ningún descendiente de David volvió a gobernar sobre los israelitas. “El tabernáculo caído (linaje) de David” no fue levantado.

PROFECÍA Y MESÍAS

Jesús el Mesías es el centro de La Escritura. Como “tabernáculo (linaje) de David” es quien habrá de gobernar, no sólo sobre Israel, sino sobre todas las naciones.
El término “tabernáculo” en 2 Samuel 6 y en Amós no significa lo mismo. En 2 Samuel es una tienda de campaña improvisada para poner el arca de la alianza y nada más. Sospechar que era un “nuevo tabernáculo” ¡o asegurarlo!, de ninguna manera da pie para derivar que motu propio David edificó un tabernáculo para lo cual no estaba autorizado.
Por una iniciativa menor (ofrecer sacrificios) el rey que lo precedió (Saúl) perdió su puesto; con mayor razón con él hubiera sucedido lo mismo, pues hacer un tabernáculo equivalía a establecer un lugar de culto cuyo privilegio era de cuño divino.
De hecho, ni siquiera le fue permitido hacer algo que tenía en mente como intención para agradar a Dios: edificar un templo.
Y si no se le permitió levantar un templo, menos le hubiera sido iniciar un “tabernáculo de adoración”, como no le fue permitido a un hijo del Sumo Sacerdote Aarón incluir en los ritos un incienso ajeno a las indicaciones divinas.

JESÚS, TABERNÁCULO DE ADORACIÓN

Yo soy el Dios de Israel, y les juro que así será. El propósito de toda profecía va dirigido a cumplir los propósitos divinos que tienen como meta llevar al pueblo nacido de nuevo a vivir bajo el gobierno de Dios en la nueva creación, con Cristo Jesús como supremo gobernante.
El linaje de David, la simiente de David, “el rey de los judíos que ha nacido”, todo tiene en el centro a Jesús el Mesías, el tabernáculo de reunión entre Dios y el hombre.
En Cristo adoramos a Dios, en él le damos la gloria, alabanza, honor, honra y reconocemos su eterno poder y deidad.
En Cristo somos nueva creación, en Cristo somos sabiduría de Dios, en Cristo hemos sido hechos hijos de Dios, en Cristo tenemos perdón y redención, en Cristo-tabernáculo vemos la gloria de Dios, en él se cumple el levantamiento del “tabernáculo caído de David”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario